Hoy queremos presentaros a uno de los lingüistas más conocidos en el mundo de la traducción en general y en la traducción de la Biblia en particular. Estamos hablando del famoso lingüista Eugene Nida.

Es imposible entrar en una clase de introducción a la traducción y la traductología sin que el nombre de este célebre lingüista no aparezca en la conversación, ya que es esencial estudiar su trabajo para poder entender las labores que se han llevado a cabo en cuestión de traductología.

QUIÉN FUE EL EUGENE NIDA Y QUÉ HIZO EN MATERIA DE TRADUCCIÓN

Nida fue un traductor y lingüista estadounidense conocido sobre todo por su teoría de la equivalencia dinámica, también llamada equivalencia funcional. Este concepto describe una técnica de traducción que consiste en tomar el texto origen y traducirlo de forma que la idea del original se mantenga. Si es preciso, el texto meta sufrirá modificaciones con respecto al original, como la alteración del orden de las palabras o la voz gramatical del texto base.

Por otro lado, tenemos la equivalencia formal, que aparece como un opuesto a la equivalencia dinámica. En la formal prima más la fidelidad con respecto a la forma del texto origen que la expresión natural en la lengua meta. Es decir, si empleamos la equivalencia formal, nos va a interesar más realizar una traducción palabra por palabra, una traducción más literal, que expresar la idea del texto original de forma que se adapte por completo a las peculiaridades de la lengua meta.

Estos dos conceptos cobran una gran importancia, ya que fueron utilizados por Nida para describir dos formas diferentes de traducir la Biblia.

NIDA Y LA TRADUCCIÓN DE LA BIBLIA

Tras graduarse en la Universidad de California, Nida asistió al campamento Wycliffe, donde estudió las diferentes teorías de traducción de la Biblia. Aquí fue donde empezó a interesarse por estas teorías que más tarde lo harían famoso.

En 1943 se fundó la Wycliffe Bible Translators, una organización sin ánimo de lucro creada con el propósito de traducir la Biblia a todos los idiomas vivos. Nida se convirtió en miembro fundador de esta organización, donde trabajó durante años. En este mismo año, Nida se ordenó pastor baptista y se casó.

En 1964 Nida desarrolló su teoría de la equivalencia dinámica, que le sirvió para trabajar junto con el Vaticano en distintas traducciones de la Biblia 4 años después.

Por último, aunque Nida supuso una revolución en materia de traducción, no todos los filólogos apoyaron sus teorías. Si bien su concepto fue novedoso y muy práctico en su tiempo, posteriormente se ha evaluado desde diferentes perspectivas y se han detectado problemáticas. Sea como fuere, este magnífico lingüista marcó un antes y un después en la traductología y en la traducción de la Biblia, por lo que todos los/as profesionales de la traducción le estaremos siempre agradecidos/as.

Autora: Minaya Saro

BIBLIOGRAFÍA: